Blog

¿Qué es la menopausia?

Escrito por:

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es un hecho natural que ocurre normalmente entre los 45 y 55 años de edad.

Una vez que la menopausia se completa (denominada posmenopausia) y usted no ha tenido el período por un año, ya no tiene riesgo de quedar en embarazo.
Los síntomas de la menopausia son causados por cambios en los niveles de estrógeno y progesterona. Los ovarios producen menos de estas hormonas con el tiempo. Los síntomas específicos que se experimentan y su grado (leve, moderado o intenso) varían de una mujer a otra.
Los sofocos y sudores son peores durante los primeros 1 a 2 años después del último período. Los síntomas de menopausia pueden durar 5 años o más.

Síntomas
En algunas mujeres, el flujo menstrual se detiene repentinamente. Lo más común es que disminuya lentamente con el tiempo. Durante este tiempo, los períodos menstruales generalmente se hacen ya sea más seguidos o espaciados más ampliamente. Esta irregularidad puede durar de 1 a 3 años antes de que la menstruación cese por completo. Antes de esto, la duración del ciclo se puede acortar a tan solo cada tres semanas.
Los síntomas comunes de la menopausia abarcan:

  • Latidos cardíacos fuertes o acelerados
  • Sofocos
  • Sudores fríos
  • Enrojecimiento de la piel
  • Problemas para dormir (insomnio)

Otros síntomas de menopausia pueden abarcar:

  • Disminución del interés sexual, posiblemente disminución de la respuesta a la estimulación sexual
  • Olvido (en algunas mujeres)
  • Dolores de cabeza
  • Períodos menstruales irregulares
  • Cambios en el estado de ánimo incluyendo irritabilidad, depresión y ansiedad
  • Escapes de orina
  • Resequedad vaginal y relaciones sexuales dolorosas
  • Infecciones vaginales
  • Dolores articulares

Tratamiento
El tratamiento con hormonas puede ayudar si usted tiene síntomas severos como sofocos, sudores fríos o resequedad vaginal.
Discuta a fondo con el médico la decisión de tomar hormonas, sopesando los riesgos frente a cualquier posible beneficio. Conozca las muchas opciones disponibles actualmente para usted que no implican tomar hormonas. Cada mujer es diferente. El médico debe conocer su historia clínica completa antes de prescribirle hormonoterapia.
Si tiene el útero y decide tomar estrógenos, también tiene que tomar progesterona para prevenir el cáncer endometrial (cáncer del revestimiento del útero), pero si no tiene el útero, la progesterona no es necesaria. En caso de ser necesario un tratamiento de hormonoterapia consulte a su ginecólogo para que le dé el esquema necesario.

CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA

La buena noticia es que uno puede tomar muchas medidas para reducir los síntomas sin tomar hormonas:

  • Evitar la cafeína, el alcohol y los alimentos condimentados
  • Vestirse con ropa ligera y en capas
  • Consumir alimentos de soya
  • Obtener vitamina D y calcio adecuados de alimentos o suplementos
  • Hacer mucho ejercicio
  • Realizar ejercicios diariamente para fortalecer los músculos de la vagina y la pelvis
  • Practicar respiraciones lentas y profundas cada vez que se comience a presentar un sofoco (tratar de tomar 6 respiraciones por minuto)
  • Permanecer sexualmente activa
  • Utilizar lubricantes a base de agua durante la relación sexual
  • Meditación diaria en la palabra de Dios y la oración.

BENEFICIOS DEL CONSUMO DE SOYA Y SU RELACIÓN CON LA MENOPAUSIA

La soya es una leguminosa originaria de China pero que se está cultivando en grandes proporciones actualmente en América. La cantidad de proteínas que contiene esta leguminosa oscila entre un 30 % y 45 %. La soya contiene casi el doble de proteínas que la carne y de la misma excelencia. La grasa del poroto también es de muy buena calidad, pues entran en su constitución, ácidos grasos no saturados, esenciales en una alimentación equilibrada. La soya contiene isoflavonas (genisteína, daidzeína, gliceteína), sustancias químicas que desde hace algunos años son objeto de especial atención y estudio. Las isoflavonas están presentes en cantidades relativamente grandes en virtualmente todos los productos de soya.

El papel de las isoflavonas es apreciado ampliamente y actualmente es asunto de intensa investigación. La doble actividad de las isoflavonas (actuando a la vez como estrogénicas y antiestrogénicas), le confieren una serie de cualidades que permiten regular el balance hormonal en la mujer, pudiendo prevenir la osteoporosis y actuar como potentes antioxidantes que protegen frente al desarrollo de cáncer de mama. Las Isoflavonas también pueden tener actividad estrogénica. Si durante la menopausia, el nivel natural del cuerpo del estrógeno cae, las isoflavonas pueden compensar esto uniéndose a los mismos sitios del receptor de tal modo que alivia los síntomas de la menopausia.

Los siguientes beneficios potenciales en la salud son atribuidos a las isoflavonas:
Alivia los síntomas de la menopausia. – Los beneficios de la soya van más allá de reducir el riesgo de cáncer a largo plazo. Recientes estudios han encontrado que las isoflavonas de la soya pueden disminuir diversos síntomas de la menopausia, como son los sofocos, fatiga, sudor nocturno, cambios en el estado de ánimo, etc. e incrementa la densidad ósea en las mujeres. De hecho, muchos problemas de salud, menopáusicos y post-menopáusicos, pueden ser resultado de una falta de isoflavonas en la dieta Occidental típica.
Reduce el riesgo de enfermedades del corazón. – Las isoflavonas de la Soya también parecen reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares por medio de distintos mecanismos . Las isoflavonas inhiben el crecimiento de las células que forman la placa que obstruye la arteria. Estas arterias normalmente forman coágulos de sangre que pueden llevar a un ataque cardíaco. Una revisión de 38 estudios controlados en la soya y enfermedades del corazón concluyen que la soya es definitivamente eficaz para mejorar el nivel del colesterol. Existe evidencia de que las Isoflavonas son los ingredientes activos en la soya, responsables de mejorar el nivel de colesterol.
Las Isoflavonas mejoran la salud ósea. – Las isoflavonas contribuyen a mantener una buena salud ósea, ayudando en la prevención de la osteoporosis
Acción antitumoral y anticancerígena. – Las isoflavonas compiten con los estrógenos producidos por el cuerpo o introducidos y previenen que éstos activen los receptores de estrógenos disminuyendo así las probabilidades de desarrollar cánceres relacionados con hormonas. .
Las isoflavonas actúan en cierto modo contra las células de cáncer similar a muchas drogas comunes de tratamiento contra el mismo. Los estudios basados en poblaciones muestran una fuerte unión entre el consumo de isoflavonas y una reducción del riesgo de cáncer de mama y endometrial. Las mujeres que comieron la mayoría de los productos de la soya y otras comidas ricas en isoflavonas redujeron el riesgo de cáncer endometrial en un 54%.
Como adventistas tenemos una luz mayor sobre las Leyes de Salud que va años delante de la ciencia, es necesario que volvamos a las verdades sobre salud que Dios reveló a la Sierva de Dios, Elena de White, apliquemos los principios en nuestra vida y vivamos saludables pues esa es la voluntad de Dios para nuestras vidas.

3 JUAN 1,2
“AMADO, RUEGO QUE SEAS PROSPERADO EN TODO ASÍ COMO PROSPERA TU ALMA, Y QUE TENGAS BUENA SALUD”. Biblia de las Américas

BIBLIOGRAFÍA
WWW.ISOFLAVONES.INFO.COM
www.medlineplus.gov/spanish
www.nia.nih.gov/Espanol
www.menopause.org/spanish.aspx

0


Miriam Rodríguez de Partida

Acerca del autor

Miriam Rodríguez de Partida (Asociación de Sonora) Lic. Enfermería y Dir. Min. Mujer y SIEMA

Deja tu comentario