Blog

Cómo mantener sana la sonrisa de mi familia

Escrito por:

Cómo mantener sana la sonrisa de mi familia

Tu y yo como todos alguna vez, nos hemos preguntado por qué algunas personas tiene más tendencia a tener caries que otras; y en breves palabras te quiero explicar la razón y también darte algunos consejos básicos para tener una mejor salud bucal.
Hay muchos factores que afectan los dientes. Muchas personas han llegado al consultorio diciéndome que toda su familia tiene problemas con su dentadura; y por otro lado, me he topado con personas que han venido a hacerse revisión y no tienen ni un solo diente con caries. ¿Por qué? Esto se debe a múltiples factores como lo son: la herencia, la ingesta de mucha azúcar en la dieta, problemas endócrinos, o de la composición de la saliva; si la saliva es muy espesa y es poca es más probable tener caries, debido a que los dientes no se alcanzan a limpiar bien. También afecta mucho la alimentación que tenga la madre desde el embarazo, los cuidados desde bebé y sobre todo la alimentación que se le da al niño.

La caries puede afectar a todos los seres humanos independientemente de su raza, edad, sexo etc. Antiguamente las caries no afectaba tanto a la población como sucede ahora. Esto se debe a los cambios que hemos realizado en nuestro estilo de vida y alimentación: consumimos una gran cantidad de azúcar en nuestra dieta, preferimos las comidas rápidas en lugar de las comidas elaboradas porque requieren más tiempo, y sustituimos el agua natural por bebidas con alto contenido de azúcar, etc.
Hay muchas personas que dicen que el cuidado de la salud bucal debe empezar cuando al bebé le nace el primer diente. Yo no estoy de acuerdo. Creo que es muy importante concientizar a las mamás embarazadas a tener una buena alimentación, porque de allí empieza todo. Y por supuesto, cuando el bebé nace incrementa el trabajo. Es importante limpiar por lo menos una vez al día la boca del bebé con un pañito o una gasa húmeda, para acostumbrarlo a la manipulación de su boca y eliminar los residuos de leche materna o de fórmula.
Hay mamás que han llegado al consultorio diciéndome que sus hijos no quieren que ellas les cepillen sus dientes, y que ellos prefieren cepillarse solos, aunque lo hacen mal. Esto es debido a que no se les enseñó desde bebes y no están acostumbrados. Cuando aparecen los primeros dientes, se beben cepillar muy suavemente con agua y un cepillo para bebé (esto deben hacerlo los padres sin utilizar pasta dental). El niño puede comenzar a usar pasta dental hasta que esté lo suficientemente grande como para escupir el exceso, por lo general a los 4 años. Es muy importante que los padres cepillen los dientes de sus hijos hasta que ellos aprendan y puedan hacerlo solos.

Los niños aprenden más observando a sus padres, que simplemente escuchando lo que les dicen que es correcto hacer. Por esto, queridos padres, es importante que sus hijos desde pequeños los vean utilizar el cepillo y el hilo dental, para que se sientan atraídos a hacer lo mismo.

Con respecto al uso del hilo dental en los niños, es recomendable que comiencen a usarlo cuando sean capaces de coordinar bien los movimientos de sus manos, más o menos entre los 6 y 7 años de edad. Antes de esta edad, los padres pueden ayudarlos. Con este buen hábito protegerán a sus hijos de una gran cantidad de bacterias que permanecen entre los dientes.

Por esto hay que tener mucho cuidado con lo que comemos y lo que se le enseña a los hijos, por que como dice la Biblia:

“instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo no se apartara de él” Prov. 22:6.

Así debemos instruirlos hasta en los más mínimos detalles como es el lavado de los dientes. Y si desde pequeños les enseñamos buenos hábitos de higiene bucal, sus dientes van a durar para toda su vida.

TIPS PARA CONSERVAR UN BUEN ALIENTO

Es necesario que como familias pastorales tengamos una buena apariencia personal y parte importante de esto es el cuidado bucal. No olvidemos que constantemente estamos rodeados de personas y es de vital importancia tener un buen aliento. A continuación te comparto algunos consejos prácticos:
Evita ir a la iglesia sin desayunar. Aunque te laves los dientes muy bien y te vayas a la iglesia, la presencia del mal aliento se hará notar si no desayunas, debido a que el sistema digestivo está sin alimento. Sabemos que los sábados por la mañana es difícil sentarse tranquilamente a tomar el desayuno; por eso, procura desayunar ligero y lavarte bien los dientes después de eso.
No dejes residuos de pasta dental en tu boca. Muchas personas creen que dejarse un poco de pasta en la boca les ayudará a prolonga un buen aliento. Esto es falso. Sucede todo lo contrario. Lo más recomendable es enjuagar el cepillo y lavarte los dientes con pura agua, hasta eliminar todos los residuos de pasta. ¡Haz la prueba y notarás los resultados!
Usa el hilo dental. Pregúntale a tu dentista la técnica del uso del hilo dental y hazlo por lo menos una vez al día, preferentemente en la noche, antes de dormir.
Evita comer entre comidas. Todos sabemos que como parte del estilo de vida adventista debemos practicar la temperancia. Pero si vas a comer algo entre comidas, es recomendable que sea fruta y no comida chatarra o harinas.
No dejes tu cepillo dental cerca de la taza del baño. ¡Ojo con esto! Es muy peligroso y antihigiénico debido a la gran cantidad de bacterias que hay en el ambiente. Trata de conservar tu cepillo en otro lugar, lejos del baño.
Cambia tu cepillo cada 2 o 3 meses aunque aparente estar en buenas condiciones.
Visita al dentista por lo menos una vez al año y pídele que te enseñe o repase una buena técnica de cepillado y el uso del hilo dental.
Otros usos de la pasta dental.
No necesariamente la pasta de dientes que te sobra debe acabar en el bote de la basura. Puedes darle algunos usos alternativos, y quién sabe, posiblemente te saque de algún apuro en más de una ocasión.

  • Remover manchas de tinta en la ropa.
  • Limpiar las rayas de crayola de las paredes.
  • Remover las rayitas de la cristalería.
  • Borrar bigotes de jugo de naranja en la cara de los niños.
  • Aliviar la comezón causada por los piquetes de los mosquitos.
  • Remover manchas de los zapatos.
  • Rellenar los pequeños orificios de las paredes antes de retocar la pintura.
0


Emerly Pitti de Ríos

Acerca del autor

Emerly Pitti de Ríos (Asociación de Sinaloa)

Deja tu comentario